martes, 10 de noviembre de 2009

I have a dream

Esta noche he tenido un sueño, extraño y maravilloso. Pero apenas un sueño.
En él, mi hija se dirigía a mí y me hablaba. Por primera vez oía su voz de niña. Recuerdo que en el sueño no podía parar de llorar de alegría. Tenía una vocecita preciosa, y con ella me hablaba y me explicaba cosas: su color favorito, la comida que más le gustaba y lo que le apetecía hacer en ese momento.

Dicen que algunos sueños se hacen realidad...
.
.

3 comentarios:

Pablo de Enrique dijo...

Hola, Susana.
Los sueños se cumplen o no. La semana pasada terminó definitivamente el de mi hermana, cuyo hijo menor tenía una parálisis cerebral grave. Pero en estos tres años no me imagino a sus padres dejando en ningún momento de soñar, porque no dejaron de hacer el esfuerzo necesario para que su sueño se cumpliera.
Me imagino mucho mejor tu sueño cuando recuerdo alguna de las pesadillas que he tenido pensando en mi hija. Tu sueño es feliz, muy feliz. La gente a los que todo sale bien siempre no podrán jamás tener un sueño como el tuyo.

Sus o Sue o Susana o Suni... dijo...

Hola Pablo,

lamento profundamente lo que me cuentas de tu sobrino. No tengo palabras, así que no caeré en el error de intentar encontrarlas.
Cómo bien dices, mi sueño era feliz... muchas gracias por tus palabras.

Domingo dijo...

Hola a los dos. Hago mío vuestros comentarios. Susana, ojalá tengas la suerte que le faltó a la hermana de Pablo y puedas ver tu sueño hecho realidad.

SUS...PIRO

Tanto aire exhalado sin sentido... intentaré hacer algo productivo con él y convertirlo en palabras.