lunes, 6 de abril de 2009

Cajón de sastre


Me ha dado por releer mis últimas entradas y me doy cuenta que este blog sólo tiene una parte de mí, la más oscura.
Quizá sea porque es la que nunca sale en mis reuniones sociales; nunca me ha gustado machacar a los amigos con mis problemas. En alguna ocasión los he contado, por supuesto, pero en general prefiero salir a pasar un buen rato y a hablar de cosas divertidas o interesantes.

Pero es que últimamente los problemas están creciendo a un ritmo que haría palidecer a cualquiera, así que no me queda más remedio que darles salida de algún modo, o sino me voy a convertir en una amargada a la que nadie invita a las fiestas. Bueno, amargura tengo para llenar tres trenes de mercancías, pero consigo que no salga pa´fuera.

Con lo fácil que sería tomar las riendas y dar un golpe de timón. ¿Porqué seré tan cobarde?
.
.

2 comentarios:

Tiberio dijo...

Ten por seguro que nadie va a dejar de invitarte a nada por muy amargada que te nos vuelvas :)

Si tienes claro lo que tienes que hacer, tarde o temprano vas a hacerlo.

Si tarde o temprano vas a hacerlo ¿por qué prolongar la espera y el sufirimiento?

Sus o Sue o Susana o Suni... dijo...

Por cobardía, por temor al cambio, por comodidad... ¿quien sabe?

SUS...PIRO

Tanto aire exhalado sin sentido... intentaré hacer algo productivo con él y convertirlo en palabras.